26.11.15

Bestial.

Título Original: Beastly.
Autor: Alex Flinn.
Año de Publicación: 2007
Género: Romance - Juvenil - Fantasía.
Autoconclusivo.

Una bestia.
No soy exactamente un lobo, ni un oso, ni un gorila, ni un perro, sino una criatura nueva y horrible que camina erguida. Una criatura con colmillos y garras y con pelo en todos los poros de mi cuerpo. Soy un monstruo. 
¿Crees que esto es un cuento de hadas? Para nada. Sucede en Nueva York y sucede ahora. No es una deformidad, ni tampoco una enfermedad. Y me quedaré así -condenado- a menos que pueda deshacer el hechizo. 
Si, el hechizo que me lanzó la bruja con la que iba a clase de inglés. ¿Por qué me convirtió en una bestia que se oculta durante el día y sale a merodear por las noches? Te lo contaré. Te contaré cómo solía ser Kyle Kingsbury, el chico que te gustaría ser, con dinero, el físico perfecto y la vida perfecta. Y después te contaré cómo me convertí en la perfecta... Bestia.

Dato curioso: Bestial, tiene una película, titulada El Corazón de la Bestia, y quién hace el papel de Kyle es nada más y nada menos que el bonito Alex Pettyfer.


Bueno, pues estoy desatrasando libros pendientes. porque gracias a mes y medio de inactividad se han incrementado mucho, más los libros que había dejado atrás en el paso de los meses anteriores... Estoy apretada hasta el cuello. A Bestial, lo tengo esperando desde nada más y nada menos que septiembre (por favor, todo el mundo con cara de aterrado) y bueno, septiembre hace un buen rato que paso.
Empece a leer este libro gracias a su película, que para que quede claro, no le es nada fiel; pero cuando me entere de que tenía libro fui volando a leerlo, porque como bien dicen por ahí: primero el libro y después la película. Y como antes de la pelí no sabía que había libro, pues acomode la frase un poco y lo leí después. Ya sé, ya sé, muchas molestias para ir tras un libro, pero déjenme decirles que valió completamente la pena.
Voy a empezar hablando de Kyle, quien como podrá darse a entender es el protagonista de la historia. El es un niño mimado y egocéntrico, lleno de dinero para botar en lo que se le antoje; pero en lugar de tener un castillo por hogar, tiene, bueno, una de las casas más grandes y lujosas del mundo que es casi lo mismo y en lugar de ser un príncipe de verdad, pues lo es del baile de su instituto. Si tuviera que describir a Kyle en una palabra, diría: Idiota; y claro, sin duda se merecía que lo convirtieran en una bestia.
Acepto que el chico era atractivo, pero todo se caía por la borda nada más mostrar un atisbo de su personalidad. 
Pero aunque Kyle en un principio podría haberse caído por un precipicio e importarme menos, todo eso fue cambiando en el transcurso de las páginas, pues el chico tiene un cambio abismal en su personalidad, se vuelve más consciente y aprende que no todo lo que importa en una persona es su apariencia y que lo que se lleva por dentro vale más.
Pido un aplauso para ese joven cerebro que se salvo de una eternidad en la ignorancia de lo que realmente es bello. 
Ahora bien, encontramos a Lindy, quien es el ejemplo de niña buena que mi mamá quisiera que yo siguiera. Es inteligente, le encanta leer (¡Yuppi! Otra del club), y va con una beca en su instituto (esta es la parte que a mi mamá le encantaría); además de eso, Lindy tiene como hobby ayudar a las personas que lo necesitan y acompañar a los ancianos. La verdad, para mi, Lindy es un ejemplo de amor hacía la vida, pues a pesar de que nos damos cuenta de que su vida no es exactamente la mejor ni nada que se le acerque, ella no se ha rendido y les ayuda a los demás para que tampoco lo hagan. ¡Ejemplo a seguir! 
La verdad es que Lindy nunca me cayo mal, pero tampoco me cayo del todo bien; y creo que la mayor parte del problema es que aunque nos parecemos (un poquito) no me pude llegar a sentir identificada con ella. 
Para mi es un personaje que tiene una gran evolución, pues aprende a quererse ella misma (ojo, que con esto no estoy diciendo que realmente no se quiera, sino que... ya se darán cuenta) y a darse un valor más alto. 
Entre otros personajes, destaco a Will, porque su forma de ver al mundo es sencillamente impresionante; me hizo ver de una manera bastante reflexiva que es verdad que solo apreciamos las cosas cuando ya no las tenemos y también me hizo reír un poco con uno que otro comentario. También rescato a Kendra porque sin esta mujer realmente no habría historia y porque desearía que existiera, así les enseñaría lecciones a todo el mundo para que dejaran de ser tan superficiales.
Antes de leer esta historia no había llegado a leer nada del autor y tengo que decir que realmente fue una experiencia muy gratificante porque me encanto su forma de escribir y el como puede convertir una de las historias con más remakes que he conocido, en algo que aunque mantiene la anécdota es muy diferente y tiene bastante personalidad.
Alex Flinn, tiene una forma de escribir que cautiva y hace imposible parar de leer, y con Bestial logre quedarme toda la noche despierta pues estaba más que atrapada por la historia y la forma en que se iban desarrollando las situaciones.
La historia a mi parecer, tiene un comienzo bastante sustancioso, como para chuparse los dedos (yo casi lo hago) pues nos presentan un escenario muy realista pero a la vez muy fantasioso, o sea, mezclan muy bien las dos realidades y crean un inicio con bastante personalidad, lo que hace que la historia realmente sea muy atrayente. Además de eso, podemos ver un poco de la vida del "príncipe" antes de que lo convirtieran.
Ahora, voy a hablar de las cosas que me gustaron mucho en esta historia:
1. El hecho de que este contada por un hombre: Es muy común que en la literatura juvenil las historias sean narradas desde el punto de vista de una mujer, y esto no quiere decir que no hayan hombres, pero la realidad es que hay muy pocos, por lo que me parece realmente interesante y llamativo que en este caso sea un hombre quien nos narre sus vivencias.
2. El chat: Se me hizo bastante curioso que utilizaran este aspecto de la tecnología, no solo Kyle sino muchos otros personajes de cuentos de hadas; y que se reunieran por medio de este a contar sus vivencias y avances con el hechizo que le toco a cada cual. Era algo así como una terapia de grupo y tenían un consejero y todo.
3. Que la cuente La Bestia: Ya había dicho que me gustaba que la historia fuera contada por un hombre; pero no había dicho que me gustaba que la contara La Bestia porque ya tenemos la versión de La Bella, pero no sabíamos que sentía la Bestia frente a las situaciones que se presentaban y fue interesante ver sus reacciones.
4. La anécdota: Si bien el mensaje sigue siendo el mismo que en todas las historias de La Bella y La Bestia, creo que esta vez me ha llegado más profundo, pues además de que la historia se desarrolla en el mundo moderno, también se hacen presentes factores como el bullying y la intolerancia, que si bien ya estaban desde antes no los había podido apreciar bien.
Después de estos puntos positivos, siguen los negativos:
1. El amor: En este aspecto tuve una discusión con algunas personas que conozco, y es que para ellas el romance en esta historia es hermoso, pero yo no puedo creérmelo completamente; no digo que Kyle no se haya enamorado, pero a mi modo de ver, lo hizo por necesidad, pues al fin y al cabo Lindy era la única chica que tenía al rededor y para mi realmente habría sido más creíble si simplemente le tomara cariño después de pasar tanto tiempo con ella.
2. Lo predecible: Esto era un hecho cuando comencé a leer la historia, y es que a pesar de tener toques únicos y que en algunas partes se cambia mucho, sigue siendo la historia de La Bella y La Bestia, por lo que realmente se puede esperar conscientemente la mayoría de las cosas que sucederán a continuación.
3. El final trágico: No se asusten, no hablo del de esta historia, hablo del final trágico de uno de los personajes del chat, (y no digo quién, porque sería spoiler) porque a pesar de no ser protagonista en este libro y que en el suyo termina de igual manera, las películas de Disney me enseñaron a desear finales felices para todos, menos para el villano.
4. Kendra: No es que ella me caiga mal, sino muy por el contrario. Se supone que tenemos que odiar al villano, no quererlo más que a los protagonistas y darle la razón sobre el asunto.
La historia, es, como dije antes, bastante predecible, por lo que no pude llegar a sentir mucho además de la satisfacción tipo: te lo dije, cuando veía que efectivamente tenía razón, risas con los comentarios aleatorios de algunos personajes y un poco de rabia hacía Kyle antes de que comenzara a cambiar. Me hubiera encantado llorar como nenita, pero no se pudo y lo lamento bastante.
El final a decir verdad si me gusto, es un final de cuento de hadas en el que la mayoría salen beneficiados y muy pocos, sino es nadie, pierden. Además de eso, nos deja una anécdota muy importante: No importa que tan feo sea, si te regala libros... Atrápalo. Nah, que va, que lo que realmente importa es el interior, ya saben, cosas como el corazón y los pulmones; los órganos, son bastante caros.
La historia es muy buena, pero yo la recomiendo para pasar el rato, pues no tiene nada bastante complejo o maravilloso.

VALORACIÓN. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario