29.9.15

Buscando a Alaska.

Título Original: Looking for Alaska.
Autor: John Green.
Año de Publicación: 2005.
Género: Novela - Juvenil.
Autoconclusivo.

"Voy en busca de un Gran quizá" Miles se siente fascinado por estas últimas palabras del escritor Francois Rabelais. Aburrido de su monótona existencia, inicia su propia búsqueda y se muda a Alabama para terminar la preparatoria en el internado Culver Creek. Ahí, su recién descubierta libertad y nuevos amigos, Chip, Takumi y Alaska, lo lanzan de lleno a la vida, tiene experiencias nuevas y cada vez está más interesado en la enigmática e impredecible Alaska, sin embargo, una inesperada enseñanza le mostrará la cara negra del Gran quizá, mientras reverberan en él otras últimas palabras que lo llenan de incertidumbre, las de Simón Bolivar: ¿Cómo voy a salir de este laberinto?


La verdad es que al contrario de muchas personas, cuando yo me propongo leer a John Green no estoy segura de que me espere una gran obra, y es que a pesar de que muchos congenian con su forma de escribir y aman todas sus metáforas y ocurrencias, yo no soy uno de ellos y a duras penas he logrado terminar dos libros suyos, admito que ni el anterior ni este fueron totalmente de mi agrado, pero tampoco han sido totalmente malos. Así que... Empiezo.
Primero, nos encontramos con Miles, y me siento obligada a hablar de él porque es el protagonista, de otra forma tan solo lo pasaría de largo y es que Miles me pareció un personaje sin personalidad propia, se deja influenciar completamente por lo que hay a su alrededor solo para encajar. Y lo único que puedo decir que me gusto de él fue su extraño gusto por las últimas palabras de diversas personas famosas.
 Y bueno, sé que ese aspecto (el que se deje influenciar fácilmente) le da realismo a la historia, porque así somos la mayoría de los jóvenes: Buscamos encajar de alguna manera; sin embargo, me pareció muy tonto que personajes que el autor hizo parecer tan inteligentes, simplemente fueran chicos del montón. ¡Chicos del montón ya hay muchos! Podría haber fantaseado un poco con la personalidad del protagonista.
Ahora, sigo con Alaska, ella es una chica bastante peculiar, y es que la mayor parte del tiempo no he logrado entenderla. Lo que me parece fascinante de este personaje es que logre ver el mundo de una manera tan distinta que no hay nadie que llegue a comprenderla (realmente) ni un poquito. Pero toda esta personalidad se cae por la borda al descubrir que también es una chica más del montón, a la que realmente no le importa lo que pase con ella.
Ya bueno, sabemos que somos adolescentes y que a veces la vida nos parece una completa perdida de tiempo, pero realmente nunca llegamos a despreciar lo que se nos otorga de la manera en que Alaska lo hacía. Creo que ella es un personaje muy complejo, y que por más que lo intente por ahora no voy a lograr descubrir lo que su personaje significa.
Me encantaría decir que la relación entre estos dos personajes es algo que rescato del libro, pero estaría mintiendo, la verdad es que no me gusto nada. Desde la forma en que se conocieron, hasta la última vez que se vieron, creo que fueron las partes que menos disfrute del libro, porque es una relación por encima, no profundizan y eso la hace menos llamativa.
La historia en sí, realmente pasa muy rápido, y tal vez ese sea el punto que me permitió terminarme el libro, pues las páginas pasan volando por lo que no estuve todo el tiempo como: Oh, por Patch, aún voy en la página 10. Sin embargo, no fue porque la historia fuera interesante, sino porque estaba esperando el punto en donde la historia me atrapara y Alaska desapareciera dejando pistas; porque sí, cuando leí el titulo del libro lo primero que pensé es que iba a ser igual a ciudades de papel, y me pase casi toda la historia esperando ver algo similar. ¡Punto positivo! No fue parecido a Ciudades de Papel.
La trama de la historia, no llegue realmente a saber que buscaba. Porque, Alaska no desapareció, motivo por el cual no tendrían que buscarla. Y bien, la chica era un enigma completo gracias a su forma de pensar y de actuar, pero tampoco pretendieron descubrir porque lo hacía y supongo que lo atribuirían a algo normal en las chicas. Pero si estaban buscando a Alaska en el Después, la verdad es que no les fue muy bien, y más temprano que tarde terminaron por olvidarle, cosa que realmente me gusta mucho pues nos demuestra que la vida, a pesar de todo, sigue.
Me gusto que la historia la dividieran en un Antes y un Después, pues nos muestra con toda claridad como las personas cambian gracias a momentos importantes que han marcado sus vidas, y sin duda eso fue lo que más me gusto de la historia, la verdad que hay entre ese Antes y ese Después.
La verdad es que la historia no me transmitió mucho, no pude sentirme identificada con ningún personaje, pues yo no fumo, ni bebo y aunque me encante hacer travesuras y ser maldadosa, la verdad es que nunca le haría algo malo a propósito ni a mi peor enemigo.
El final si me gusto, como dije anteriormente, nos demuestra que la vida a pesar de todo continúa y que no hay que dejarse morir (por así decirlo) por incidentes que puedan ocurrir. Además de eso, al final pude ver un poco de evolución en Miles, que aunque según mi opinión, sigue por un mal camino, se ha vuelto más maduro y profundo.
Leer el libro esta a su criterio realmente, pues no me ha gustado mucho, y con el autor no tengo la mejor experiencia. Podría decirse que para mí, John Green es una mente muy compleja, con una mentalidad que no alcanzo a comprender gracias a mi ignorancia, aunque espero algún día llegar a darle significado a lo que quiere transmitir con sus obras.

VALORACIÓN. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario