26.7.15

Centinela.

Título Original: Sentinel.
Autor: Jennifer L. Armentrout.
Año de Publicación: 2013
Géneros: Juvenil -  Fantasía Urbana - Mitología.

Con Sentinel nos encontramos frente a la quinta y última entrega de la saga Covenant, la cual cuenta con un total de siete (7) libros; cinco (5) pertenecientes a la historia que seguimos, una secuela y una historia corta que se ubica entre Deity y Apollyon. Está saga tiene como protagonista a nuestra segunda Apollyon, Alexandria Andros.

Mientras el mundo mortal lentamente se desliza hacia el caos de la especie divina. Alexandria Andros debe sobreponer una impresionante derrota que la ha dejado perturbada y dudosa de sus habilidades para terminar esta guerra de una vez por todas. Y con todos los obstáculos entre Álex y sus felices-por-siempre con el impresionante Aiden St. Delphi, ahora deben de confiar en un enemigo letal mientras viajan dentro de las profundidades del Underworld para liberar uno de los dioses más peligrosos de todos los tiempos. En el impresionante clímax lleno de acción de la betselling Serie Covenant, Álex debe enfrentar una terrible decisión: la destrucción de todo y todos a los que ama... o el final de sí misma.


Antes que nada debo decir que esta reseña contiene spoilers que serán puestos con este color para que puedan evitarlos si así lo prefieren.

Oh, mis dioses. Por fin he llegado al final de esta asombrosa saga que me ha hecho pasar por tanto. Ya empiezo a sentir nostalgia al no encontrar una continuación de esta maravillosa obra y sus inolvidables personajes.
Empiezo diciendo que la historia de nuevo es contada en primera persona a través del punto de vista de Alexandria. Y que se sitúa después de una siesta de esta misma.
Me ha encantado estar a lo largo de la evolución de estos personajes. Por que sin duda, de alguna manera se convirtieron en una parte de mi. Alexandria aprendió bastante durante cada uno de los libros, y debo decir que es el personaje (claro, pues es la protagonista) que más evolucionó y me sorprendió con sus por fin maduras decisiones en algunas partes de este libro.
Aiden nos ha demostrado ya bastante que pase lo que pase siempre estará con Álex y que esta dispuesto a hacer cualquier cosa por ella. Aiden es el chico que toda mujer quiere, es de lo más romántico, sexy y sobre protector. Cualidades que me encantaron más que nada en está última entrega, pues anteriormente me fastidiaban.
Aprendí al fin y al cabo a aceptar esta pareja como la principal, y es que ahora, teniendo en cuenta todas las cosas que han pasado, si era la pareja más potencial. Dejemos de lado que al parecer (ya dicho en libros anteriores) si hubo amor instantáneo, y centrémonos en que ese amor tuvo que superar muchas dificultades y que probablemente así se hallan terminado los libros, aún tendrá muchas adversidades. Es hermoso que los dos a pesar de todo, sigan luchando por estar juntos.

Necesitaba sentir algo distinto al entumecimiento, dolor, ira, aunque sólo fuera por un rato. Y cuando Aiden me besó, siempre había sentido tantas emociones que estuve mareada por ellas.
Aiden levantó un poco la cabeza. -¿Sentiste eso? 
-Si-. Suspiré, temblando mientras nuestros labios se rozaron. Sus labios se curvaron en una sonrisa de un sólo lado.
-Estaba esperando que dijeras que no, así tendría una muy buena excusa para besarte otra vez. 
 Mis dedos se clavaron en sus brazos. -No necesitas una excusa.

Ah, y tengo que decir, que Aiden de verdad debe amar muy profundamente a Álex, si tenemos en cuenta como me la imagino con todas esas cicatrices. ¡Ey! Chica Frankenstain. Es hermoso que también logre ver a través de eso y que la ame sencillamente por quien es.
Seth, oh, mi Seth me sorprendió Bienvenido devuelta a la luz, mi amor. Yo siempre, toda mi vida, voy a ser TEAM SETH, sin importar que pueda llegar a hacder. Yo siempre lo voy a aceptar porque el para mi es completamente único. Seth también es uno de los personajes que más cambió a lo largo de toda la saga, y es sin duda el que tuvo más facetas.
Por fin nos encontramos con el padre de Alexandria, y debo decir que fue uno de los momentos en los que más feliz me sentí. Las cosas como que aunque iban mal, también mejoraban, y esta clase de situaciones atraían la esperanza y la ilusión. También, atraían el miedo, pues, serían puntos débiles que podían usar en contra de Alexandria.
Si bien, aquí también hubo muerte, fue de esas muertes que no sentí. Exceptuando la de Alexandria, creo que los otros estaban mejor muertos. Ya habían sufrido lo suficiente. Y otros, ya habían hecho sufrir lo suficiente.
Alabado sea el humor que siempre caracteriza a Álex, por que hasta en medio de una batalla en la que estoy a punto de morirme de los nervios me saca una sonrisa. Eso es reconfortante, por que me siento tan metida en el libro que también me parecen mis batallas.
Vemos muy involucrados a diversos dioses, sobre todo a Apolo; uno pensaría que el salvador y el más participativo sería Zeus, pero el muy relajado solo aparece hasta el final, y querrán matarlo cuando se enteren del por qué. En la historia, además de Apolo, el que más participa es Hades, ¿y dónde anda Tánatos? A mí me interesa Tánatos por la Orden, pero el al parecer no hace mayor cosa.

Las palabras proféticas de la abuela Piperi volvieron a mí. Está el querer y está el necesitar. ... Para ella, esas dos cosas hubieran sido diferentes entidades, pero en este momento eran una y la misma.

En todo momento, me mantuve con expectativas, sabia que cada vez que pasaba de página iba a aparecer algo increíble; y es que qué puedo decir, así es como Jennifer nos mantiene: sorprendiéndonos cada nada.
Es maravilloso que al mismo tiempo haya creado sagas tan maravillosas como Lux y Covenant y que a pesar de que tengas tantas similitudes a la vez sean tan diferentes y que cada una de ellas nos llene con diferentes sentimientos.
Los Daimons, que desde el primer libro andan un poco perdidos, (con apariciones de vez en cuando) hacen un poco más de acto de presencia. Y aunque ya no son el enemigo más fuerte y logran derrotarlos más fácilmente, llega a ser bonito que mantengan características que nos emocionaron en el primer libro, mantiene más la esencia de la historia.
Por otro lado, aparecen algunas otras criaturas de la mitología, cosas de las que nunca había escuchado ni hablar, y que Jennifer me hizo buscar en internet para comprender mejor la historia. Jenn se empapo del tema para darnos esta saga tan hermosa. En las partes que se equivoco un poco, lo tomo como rumores y asunto solucionado. Mil y un gracias, Jennifer, tú siempre me sorprendes. 
A diferencia de la batalla final en la saga de Lux (que técnicamente no hubo), esta me gusto bastante. Álex se enfrenta a lo que necesitaba enfrentar, fue fuerte y valiente como siempre nos demostró y a pesar de cualquier cosa siguió adelante. Aunque me hubiera gustado saber que hacia Aiden mientras tanto, ¿con quién luchaba? ¿algún Daimon, un autómata, un humano?

Seth era hermoso. Era como si los mismos dioses lo hubieran construido, y en cierto modo, lo habían hecho.

Tuve una mezcla de emociones en el último capítulo de este libro, y es que si una frase me hacia llorar ka otra me hacía reír. Francamente creo que me sentía como Álex, toda hecha un lío. Así que sí, fui toda lágrimas y risas y luego finalmente sonrisa de loca durante el último capitulo.
Hubieron algunas cosa que quedaron sin resolver, pero eso ya tiene que ver con temas de la vida de otros personajes y francamente no me hicieron falta para el final de esta historia. Sin embargo creo que estaría bien si en el futuro Jennifer nos escribe otro libro y aclara estas dudas.
Dudar si recomiendo este libro sería una ofensa. Obviamente yo lo recomiendo, como recomiendo cualquier libro escrito por Jennifer L. Armentrout. Ella es sencillamente mágica.

VALORACIÓN.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Biblioteca prohibida ||copyright © Hecho por Angelique world design. Todos los derechos reservados