24.7.15

Apollyon.

Título Original: Apollyon.
Autor: Jennifer L. Armentrout.
Año de Publicación: 2013
Género: Juvenil - Fantasía Urbana - Mitología.

Con Apollyon, nos encontramos frente a la cuarta entrega de la saga Covenant, la cual cuenta con un total de siete (7) libros; cinco pertenecientes a la historia, una secuela y una historia corta que se ubica exactamente antes de este. Está saga tiene como protagonista a Alexandria Andros, nada más y nada menos que el segundo Apollyon.

El destino no es algo con lo que meterse... y ahora tampoco lo es Álex. Álex siempre ha temido dos cosas: perderse a sí misma en el despertar y ser puesta bajo el Elixir. Pero el amor siempre ha sido más fuerte que el destino, y Aiden St. Delphi está dispuesto a declarar la guerra a los dioses, y traer a Álex devuelta. Los dioses han matado a miles de personas y podrían destruir ciudades enteras en su búsqueda para evitar que Seth tome el poder de Álex y se convierta en el todo poderoso Asesino de Dioses. Pero romper la conexión de Álex con Seth ni es el único problema. Hay algunas lagunas un poco molestas en la teoría "un Apollyon no se puede matar" y la única persona que puede saber cómo detener la destrucción ha estado muerta durante siglos.

La cuarta entrega de la saga Covenant, se encuentra situada unos días después y en un escenario diferente al del libro anterior. Se encuentra escrito en primera persona de nuevo bajo el punto de vista de Alexandria. 
Dado a como termino la entrega anterior: en medio de una de las escenas más llamativas y excitantes que pudo tener; empece a leer este libro inmediatamente y me sorprendí con el bombazo del principio. Yo supuse que eso no iba a suceder por que Álex es muy fuerte y resistente. Me equivoque. Pero eso lo hizo aún mejor.
Como con la saga Lux, yo pensé que este cuarto libro iba a ser totalmente igual y que rápidamente me aburriría con la monotonía de la historia. Ah, pero me estaba olvidando de que Jennifer siempre me sorprende y me da más de lo que yo espero; por que tiene una facilidad sorprendente de hacer evolucionar la historia y que tu solamente puedas pedir más y más. 
Si bien, en un principio como que me enoje con Seth, mi "odio" se esfumo rápidamente y volví a amarlo con toda mi alma. Y es que por alguna razón, yo no lo puedo culpar completamente por lo que esta haciendo. Me siento incapaz. El solo esta buscando comprensión y alguien que lo ame. En pocas palabras, esta siendo manipulado con la "fuerza de la aceptación". 

Yo era su energía, su as bajo la manga. Yo era el principio y él era el final. Y juntos lo éramos todo.

Me gusta, y realmente es muy emocionante (para mí) que en las entregas de estos libros, aún siga apareciendo la persona que murió en el segundo (no digo nombres por si aún no han comenzado la saga). Pues el fue uno de mis personajes favoritos al empezar al empezar estos libros y siempre ha sido un gran apoyo para Álex. Eres la voz de la razón. Él, aunque ya muerto, sigue demostrando todas esas cualidades con las que me conquisto al principio de la saga. Es un personaje que admiro mucho. Murió como un héroe.
Ya era hora de que las cosas con Marcus salieran a la luz. Nos empezamos a dar cuenta de que realmente se preocupa MUCHO por Álex y que la quiera a pesar de que para él no es muy fácil demostrarlo. Y ya dirán algunos: "Pero si lo demostró desde libros anteriores". Si, lo demostró desde libros anteriores, es solo que yo no le creía hasta este, en el que el sentimiento fue más evidente. Casi que lo sentía en el aire.
Con este libro podremos adentrarnos más en el "cuento" de la mitología. Si ya en el pasado participaron unos cuantos dioses y criaturas, definitivamente ahora están más involucrados. A lo que quiero llegar, es que nos sentimos más en el tema. En su mundo.

Aiden se estremeció, y después me cogió de las mejillas. Sus ojos plateados buscaban los míos. Estaban cubiertos por un tenue brillo, como lágrimas, pero Aiden nunca lloraba. 
-Álex... oh, dioses, Álex, ¿Estás aquí?-

Al igual que los Arum en la saga Lux, los Daimons, desde el primer libro han perdido mucho protagonismo y nos abren paso a que el verdadero enemigo sea un dios. Dios que en este mismo libro se dará a conocer y que si juntamos todas las pistas a lo largo de la saga, era más que obvio.
Bueno, ¿Qué onda con Tánatos? Y no diré más. Solo que Tánatos me confunde.
El humor que muchas veces aparece en el libro gracias a Álex, es sencillamente el mejor. Alexandria es una protagonista única. Y la única que me ha hecho reír al decir algo cuando tengo frente a mi la tensión de la batalla en la que están o la que se avecina. Solo ella y Seth han tenido en mi efecto iluminador en esos momentos.
La relación de Álex y Aiden tuvo un cambio enorme. Y quiero decir, que en el segundo libro aún tenían muchos problemas, y dioses, aún los tienen, pero piensan enfrentarlos juntos como la pareja que son. Debo decir, que ellos dos como pareja me gustan mucho, pero que sin duda me hubiera encantado y que hubiera sido tal vez una trama mucho mejor si los dos Apollyon se enamorarán. Y bueno, es que ellos no pueden coexistir.

Yo era mejor que todo aquello -mejor que estar sentada dándome lástima a mí misma-. Maldita sea, era mucho mejor. Yo no hubiera dejado que el destino me controlara. No era débil. Nunca me había rendido. Nací para ser La Guerrera. Si alguien podría salir ileso de esa situación, esa era yo

Si bien hubo muertes, fui completamente insensible a ellas, por el contrario de Alexandria que sufrió y lloro como si se fuera a acabar el mundo.  No me imagino si hubiera sido Aiden. En fin, no la culpo, desde el principio se dijo que ella era muy sensible, y agreguen el peso de que se sienta culpable. Pobre Álex, nadie debería pasar por algo como eso.
El final es como todos los de Jennifer. Te deja deseando más e inmediatamente tienes que coger el otro. Pues si bien, este final no me dejo deseando tanto como el de Deity, si me dejo esperando mucho.
Recomendado. Yo siempre voy a recomendar los libros de Jennifer. Siempre me gusta encontrarme con sus sorpresas.

VALORACIÓN.



No tengo palabras. Lo amé y listo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario